miércoles, 19 de diciembre de 2012

Babel, la película




Sobre la paternidad y un arma.

Hace unos meses reflexionaba con un amigo sobre cómo definir una buena película, a través de qué atributos. Se me venían a la cabeza ideas como el que tenga una atmósfera que te cautive, que sus personajes tengan una cierta densidad, que el hilo narrativo esté tan bien urdido que no se note… Y hoy he pensado que una buena película tiene que ser “como la vida”. Y como la vida es “Babel”.

Los personajes, en las diferentes historias entrelazadas coinciden en estar pasando todos por un momento de especial intensidad en sus vidas, puede que crucial. Y de eso se trata en parte. No de si unas historias acaban bien y otras mal. Se trata más bien de comprender los colores de las historias, su música y sólo así confiar en la redención, en que cada personaje encuentre su sitio antes o después. Por eso, desde mi punto de vista, la película refleja la fragmentación de la vida y el corazón que conduce y une lo uno con lo otro. El contexto y las casualidades (como la que atrapa y une los destinos del padre asiático y el africano, y los padres americanos y la madre hispana).

Contexto y casualidades que desconciertan cada uno a un ritmo, sin perder el aire frenético de sentirse desorientado. Así se encuentran los personajes.

Y creo que uno de los personaje que mejor refleja la vida es la chica japonesa, quien pasa por un proceso que sólo un extraño Dios o un sabio guionista puede plantear. Un proceso que tiene sentido y que se asienta en el crecimiento del personaje. Esta adolescente sorda, aterriza en una realidad donde no se siente deseada, y sufre el rechazo del sexo opuesto justo cuando más necesita sentirse poderosa. Me encanta cómo termina su historia. Aceptar, comprender y sufrir y crecer van unidos y la vida es quien tiene la culpa de ello. Y esta historia antes que otras, lo cuenta, además, con elegante sencillez.

Con una habilidad narrativa clara, contundente y me atrevo a decir que brillante, el espectador no se despegará de la pantalla, quedará impregnado de una y otra historia, de sus fragmentos y de su hilazón no sólo desde el principio sino que, me temo que también, mucho después de la película.

Sin duda, es un film de contrastes, de privilegios: los ricos, los pobres; los buenos, los malos; los guapos, los feos; los que hablan un idioma y los que no lo hablan. Y, en medio, los accidentes y las personas. Y por dentro, los sentimientos. Por eso es tan fácil de comprender y de seguir a pesar de no estar subtitulada, por eso hay que verla, aunque duela.


Ficha técnica:
Director: Alejandro González Iñárritu.
Actores protagonistas: Cate Blanchett, Brad Pitt, Mohamed Akham, Gael García Bernal, Rinko Kikuchi, Kôji Yakusho, Adriana Barraza.
Año: 2006
País: Francia, EEUU, México

lunes, 19 de noviembre de 2012

Gardner McKay




Gardner McKay









Hoy que he terminado unos compromisos vuelvo a las andadas (o a las voladas). De nuevo entro en mi solitario blog. Y quiero hoy mostrar algo que llevo días con ganas de contar. Aviso para que nadie se asuste precisamente porque lo que voy a mostrar, yo diría, que es algo sobrehumano; algo que, sin ser necesario, se aproxima a lo imprescindible. Me refiero al contenido de mi nueva sección: ¡Qué hombres!
Voy a recordar a "seres" de película, de novela, de fotografía antigua. Todos inaccesibles, ideales pero al mismo tiempo ¡reales! Y como ahí está la gracia, hay que mostrar estos especímenes que la naturaleza humana (o sobrehumana) ha hecho posible.


Y estrena sección Gardner Mackay (1932-2001).



Gardner McKay
Gardner McKay

Gardner McKay and Madeleine Madigan-mckay


Vamos a ver por donde empiezo. Este señor fue actor, artista y escritor. 

Como artista destacó en varias disciplinas:
Como escultor exhibió su obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y en diversas galerías.
Como fotógrafo publicó artículos y trabajó en viajes y retratos. Sus fotografías del rescate del SS Andrea Doria se publicaron a nivel internacional. Las fotografías se publicaron en The New York Times y  Life.
Como guionista:  escribió Stories on the Wind para la National Public Radio con más de doscientos programas.
Escribió poesía que fue recitada en una gira de cabaret llevada a cabo por Roscoe Lee Browne y David Soul.
Escribió varias novelas como ToyerThe Last AmericanTrompe L'OeilThe KinsmanJourney Without a Map (Autobiografía), Bloomsbury Square.
También escribió más de veinte obras teatrales.
También se dedicó a la crítica teatral 
Y, para colmo, dio clases en diversas universidades estadounidenses.
Una de dos, puede ser que Wikipedia mienta o que sea cierto lo que publica. Yo inevitablemente trato de comprender cómo se da semejante prodigio humano y al mismo tiempo se es tan espectacularmente guapo...





viernes, 19 de octubre de 2012

Película “El Manantial”.


Me gusta la fluidez narrativa con la que expone inesperados giros en la historia, ciertas frases contundentes y la evolución de los personajes a lo largo de la película. Sin duda el guión es el punto fuerte, así como los dos actores- estrella. Un Gary Cooper tremendamente carismático que prácticamente eclipsa la belleza y carácter del personaje de Patricia Neal. Supongo que es un papel hecho a medida para él pero ¿y qué? Lo borda, transmite la calidad del mensaje original que, por cierto, es creado por quien sería después la guionista de la película, la filósofa rusa Ayn Rand.

La película tiene su punto americano, ¿cómo no? Me refiero a cómo termina la historia, a la ética de los personajes, al uso de la historia de amor, sin duda también al retrato social de la época pero el heroísmo del protagonista y sus reflexiones inundan la película dotándola de emoción y de ternura. A mí me ha cautivado. Es una de las películas de 2012 que más me ha gustado (y eso que he visto una buena selección de la que os hablaré un día de estos).  

Ambientación temática: la arquitectura.

Tema de fondo: la honestidad en la lucha por hacer realidad los propios sueños (profesionales y personales). Eso sí, una honestidad entendida a la manera de Ayn Rand: acentuando la primacía del individuo frente a la colectividad y la importancia del desarrollo personal. Vamos que, haciendo un guiño al tema, yo destacaría el aspecto de la "construcción" de uno mismo, de la propia trayectoria; construir tu sitio comprendiendo que ese "espacio" es mucho más sólido y "nutritivo" que el que proporciona el caprichoso reconocimiento social.

Director: King Vidor.
Actores protagonistas: Gary Cooper, Patricia Neal.
Año: 1949

Y encima la podéis ver pulsando aquí http://www.youtube.com/watch?v=YLIavL8HbpI (Así de fácil. Lo que ha cambiado el mundo, Facundo...)